Martes, 06 Febrero 2018 10:33

Cinco de cada 10 homicidios se producen por robo de celulares

Calficar este artículo
(0 votos)

Se estima que de cada 10 casos que ingresan a la División Homicidios de la FELCC en La Paz la mitad son a raíz del robo de un celular o de otro objeto de valor que poseía la víctima. Y es que el negocio ilícito de los celulares robados ha ido en crecimiento en los últimos años, pese a los esfuerzos que hasta ahora se hicieron para detenerlo.

“Tenemos un promedio, aproximadamente de cada 10 casos que tengamos por lo menos unos cinco son porque los delincuentes quisieron robar equipos celulares u otros. La mitad, hay esa cantidad”, manifestó el jefe de la División Homicidios, René Tambo.

Son casos como el de Raphael Corvera, el joven al que mataron el 1 de enero de 2017  para quitarle el celular. El de la pareja asesinada el 1 de enero de este año o el del estudiante al que mataron en la puerta de su facultad en septiembre del año pasado, aunque en estos dos últimos casos se indicó que las muertes fueron por algo más que los celulares robados a las víctimas.

El jefe de la División Propiedades de la FELCC, Juan José Millán, explicó que de cada 10 casos de robo de celulares en seis se utilizan armas blancas o incluso armas de fuego. No es frecuente que estas sean utilizadas para causar la muerte, aclaró el oficial, pero sí para amenazar a las víctimas. “Pero a veces una mala ‘puntada’, como le dicen, y el caso pasa a Homicidios”.

Este tipo de muertes usualmente no son planificadas por los asaltantes, pero ocurren, a veces debido a la resistencia de la víctima al robo.

Millán indicó que sólo en la ciudad de La Paz hay entre 60 y 80 organizaciones criminales dedicadas al robo de celulares. Estas bandas no sólo tienen bien claro su funcionamiento interno, quién hace qué, sino que incluso se repartieron la ciudad, la dividieron en jurisdicciones para que ninguna invada el área de operaciones de la otra.

Esta actividad creció en los últimos años debido, entre otras cosas, a una mayor demanda de celulares de último modelo, con precios muchísimo más elevados que los antiguos aparatos, que tenían sólo unas cuantas funciones aparte de recibir y realizar llamadas. 

Los encargados de robar los equipos entregan el botín a un alberto, nombre con el que se conoce a la persona que recibe estos objetos para  venderlos. Pero en esta estructura también hay un papel para los llamados cirujanos de celulares, quienes con sus conocimientos técnicos se encargan de “flashear” los equipos, es decir cambiar su código IMEI, con lo que es imposible rastrear el objeto y reconocerlo como robado. 

Algunos son ingenieros en sistemas o estudiantes que obtienen estas habilidades en aulas. Otros simplemente se valen de tutoriales en Youtube, no necesitan más.

El negocio ilegal incluso trasciende fronteras, explicó Millán. En Bolivia es bastante complicado reutilizar un  iPhone. Generalmente éstos se venden como repuestos, ya que alterar su código fuente demanda de mayores conocimientos y tecnología, aspectos que están disponibles en Perú, donde pueden enviarse este tipo de equipos  para obtener mayores ganancias.

Los celulares robados se comercian en distintos sitios,  tiendas, mercados,  internet, etcétera. Pero los lugares identificados por la Policía son los dos barrios chinos, uno en La Paz y el otro en El Alto. Hay otros, camuflados como centros de servicio técnico, en inmediaciones de la plaza Alonso de Mendoza, calle Figueroa, Murillo, Villa Fátima, Buenos Aires y Manco Kápac.

Info adicional

  • Medio: Página Siete
  • Fecha: Lunes, 05 Febrero 2018
  • Categoria: Seguridad
  • Sección: Seguridad
  • Tema: Seguridad Ciudadana
  • Link: http://www.paginasiete.bo/seguridad/2018/2/5/cinco-cada-homicidios-producen-robo-celulares-168862.html
Visto 260 veces